martes, 26 de mayo de 2009

La cocción adecuada para los mariscos


Una de las cuestiones más importantes en MariscoMarisco para ofrecer un buen producto de calidad a nuestros clientes es la cocción adecuada de nuestros mariscos, ya que es imprescindible conocer el punto exacto en el que retirar este rico manjar del fuego para que su sabor sea el más exquisito.
En nuestro caso, contamos con la experiencia de la prestigiosa Marisquería Bahía de Vigo, a la hora de que nuestro marisco alcance la excelencia en su sabor y llegue al plato del cliente en perfecto estado.

En teoría, la cocción del marisco es muy fácil, pero para obtener unos resultados adecuados necesitamos conocer ciertas técnicas, ya que, una pequeña variación en el tiempo de cocción y en la cantidad de sal, puede provocar una gran diferencia entre comer un agradable bocado o tener una comida pasada.

Primero debemos tener en cuenta el agua: por lo general el agua de mar sería la más adecuada para la cocción del marisco, por su salinidad; pero por ser casi imposible ir hasta una orilla para llenar la olla cada vez que tengamos marisco en casa, lo más normal es que se use el agua potable, agregándole una justa cantidad de sal.

La cantidad de sal es otra de las partes fundamentales de la cocción, la media por lo general está en 50gr. de sal gorda/ litro de agua ó 140-180 gramos de sal normal. Aunque todo depende también de los gustos particulares, lo más importantes es la práctica.

Añadir unas hojas de laurel a la cocción del marisco también es importante, aunque algunos piensan que le quitará su sabor natural, siempre le da un buen toque de gracia. También se le suelen añadir otros ingredientes como cebolla, limón o un poco de aceite de oliva. En casa, una vez más, la cuestión es de gustos.

La recomendación más importante es la de que si el marisco está vivo se echa a cocer en agua fría y si no, se hará con agua hirviendo. Si está congelado debe dejarse descongelar lentamente. Por ejemplo si cocemos unos cangrejos, nécoras o centollos vivos, conviene partir de agua fría para evitar que en el proceso pierdan algunos de sus miembros; aunque si vamos a cocer marisco con cabeza (camarones, gamba, langostino, etc...) es recomendable añadir a la cocción algo de limón para evitar ennegrecimiento.
En MariscoMarisco, desde nuestra experiencia, lo que hacemos primero es anestesiar a los mariscos con vinagre antes de sacrificarlos, principalmente a los centollos, nécoras y bogavantes. La razón real es porque sino se hace así, al meterlos en agua hirviendo rompen sus patas debido al estrés.

Como un buen y último consejo os proponemos además refrescar el marisco inmediatamente después de cocer, a nosotros nos gusta hacerlo no bajo agua del grifo, sino en un recipiente con agua con sal y hielo, para que la carne del marisco queda más compacta y se evite una sobrecocción.
Esperamos que os hayan servido estos consejos y todos los trucos que os proponemos.

Cualquier duda que tengáis no dudéis en escribirnos. ¡Buen provecho!

2 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Hola, me ha gusatado toda la información que nos has dado del marisco, algunas me las sabía, pero otras me son de gran utilidad y me las apunto con tu permiso...
gracias y seguire visitandote para aprender cosas nuevas
Saludos
pamencocina

Rosa dijo...

Apuntada queda toda la información.
Estupendo blog!!!!!!!!
Saludos